Soapnuts: la nuez que lava y no daña el planeta.

¿Qué son las soapnuts?

 

El jaboncillo (sapindus saponaria), chambimbe o soapnut es una baya cercana al lychee, originaria de los Himalayas. En Colombia la tenemos en Chicamocha, Cauca, Valle del Río Magdalena, cañones del río Patía y parte de la costa caribe. Se ha usado por miles de años como un detergente y shampoo natural. El agente de limpieza que contiene se llama saponina, el cual es muy suave en la piel y ropa, haciéndolo ideal para bebés, personas con piel sensible, alergias, dermatitis o psoriasis, pero cualquiera la puede usar. También es biodegradable, y cuando se va por el desagüe no va a intoxicar las aguas, lo cual hace preservar nuestro recurso más valioso.

Es importante que sepas que son tóxicas si son ingeridas por humanos y animales.

 

 


Presentaciones y formas de uso.

 

Cáscaras: pueden venir las cáscaras secas del fruto, completas o partidas.

 

Polvo: esta presentación simplemente son las nueces molidas, para algunas personas es más fácil adaptarse, pero la acción es la misma.

 

Líquido: esta presentación es para prepararla en casa, si no quieres usar bolsitas y te gusta el detergente clásico líquido. Necesitas 20 nueces enteras, o más o menos 50 gramos, 1.8 litros de agua. Hierve 6 tazas de agua y todas las nueces por 20 minutos, añade otras 3 tazas de agua y hierve por otros 20 minutos, cuela y guarda en un contenedor de vidrio por hasta 2 semanas en la nevera.

 

Pasta: muele las nueces que quedaron después de hacer el líquido y ya tienes una pasta de soapnuts

Ahora, si, vamos a crear distintos productos listos para usar con lo que hicimos anteriormente:

 - Detergente: Si es líquido añade alrededor de 100 mililitros a la ropa, como lo harías con otro detergente líquido.

Si es en cáscara sólo pon en la bolsa de tela 4 o 5 nueces, cierra bien e introduce junto a la ropa y lava en ciclo regular. Puedes activar las nueces antes con un poco de agua caliente para mejores resultados, simplemente ponlas unos minutos en un vaso con agua caliente, después las introduces en la bolsa y el agua que quedó la pones junto a la ropa dentro de la lavadora. También puedes reusar estas nueces por unos 3 o 4 ciclos más: cuando las nueces se vuelvan grises es hora de compostarlas. Personalmente yo siempre pongo un poco de vinagre blanco que he dejado 15 días con cáscaras de cítricos para darle extra limpieza a la ropa, y un olor delicioso.

Para el polvo vas a poner dos cucharadas en la bolsa de tela y el resto es igual a las cáscaras.

 

 - Limpiador de vidrios: añade 1 cucharada de la preparación líquida, 2 cucharadas de vinagre blanco, 150 mililitros de agua y dos cucharadas de alcohol. Ponlo en un recipiente tipo spray reusable y a dejar esas ventanas relucientes.

 

- Limpiador multiusos: necesitas 150 mililitros de líquido de soapnuts, 2 cucharadas de vinagre blanco, 60 mililitros de agua y 10 gotas de aceite esencial (puede ser de lavanda, o uno cítrico). Ponlo en recipiente tipo spray reusable.

 

- Limpiador de baños: añade 60 gramos de bicarbonato de sodio, 150 mililitros de líquido de soapnuts y 10 gotas de aceite esencial de eucalipto o menta. Revuelve hasta que quede una pasta, puedes añadir un poco más de líquido de soapnuts para que quede más líquido, depende de ti.

- Líquido anti insectos: mezcla 50 mililitros de líquido de soapnuts con 8 gotas de aceite de citronela y 2 gotas de aceite esencial de limoncillo. Puedes usarlo para ti o también puedes rodearlo a tus plantas para que los mosquitos y otras plagas se mantengan alejadas.

 - Shampoo y/ó jabón líquido para el cuerpo y manos: mezcla 4 cucharadas de líquido de soapnuts, añade 50 mililitros de agua pura y si te gusta 1 gota de el aceite esencial que prefieras y más se ajuste a las necesidades de tu pelo o piel (romero, árbol de té, lavanda, naranja y menta son los más recomendados).

 - Lavaloza: mezcla 400 mililitros del líquido de soapnuts con 50 gramos de bicarbonato de sodio, 50 mililitros de vinagre y el zumo de 4 limones, o 10 gotas de aceite esencial de limón.

 

 

 

¿Por qué no usar detergentes comerciales?

A los productores de detergentes comerciales les importa muy poco el bienestar de sus usuarios, y el medio ambiente. Estos productos tienen sulfatos, tenso-activos, surfactantes, abrillantadores, fragancias artificiales y fostatos. Estos químicos contaminan el agua inmensamente, y es muy difícil separarlos de ella, así que nuestra agua se hecha a perder, y todo tipo de vida necesita agua para vivir. Algunas ciudades se han quedado ya sin agua, y otras ya tienen fecha de día cero. En Colombia se estima por parte del IDEAM que cada persona gasta al rededor de 2.000 litros de agua diarios, incluyendo los que se usan para generar energía. Aunque tenemos una de las mayores ofertas hídricas del mundo, están siendo rápidamente contaminadas, secadas o privatizadas, lo cual nos deja una enorme responsabilidad para cuidarlas y mantenerlas públicas. Es por eso que usar productos cuya elaboración no necesiten tanta agua es tan importante como usar productos que no contaminen después de ser usados.

Otro punto que es importante mencionar son los empaques. La mayoría de productos de limpieza comerciales están envasados en plástico grueso, el mejor panorama será si logramos reciclarlo, esto no podrá ser posible infinitas veces, y en la mayoría de casos es más caro reciclar que producir este material. En el peor de los casos este desecho se irá al basurero para nunca ser reciclado, y esperar descomponerse en miles de años, o irá ilegalmente (esto pasa más de lo que pensamos) a los mares, se romperá en miles de partículas, liberando tóxicos gracias al sol y sal, al romperse en pequeños pedazos los animales marinos pensarán que es comida, lo que los intoxicará o asfixiará. Nuestros amigos carnívoros se comerán estos peces, junto a los plásticos que alguna vez utilizaron como empaque de los productos para lavar ropa, el cual se depositará en intestinos e hígados siendo tan estables que será demasiado difícil para el cuerpo desintoxicarlos.

La buena noticia es que hay opciones: las soapnuts vienen en su empaque natural y no necesitan más, son biodegradables y no dañan ni el agua, ni a los animales marinos, ni al humano (aunque recuerda no ingerirlas) . Además crecen naturalmente en árboles, los cuales se encargan de purificar el aire, que también necesitamos para vivir. Tampoco son las únicas plantas con saponina, hay muchas más como la Digitalis Purpúrea, Saponaria Officinalis, y otras de la especie saponaria. La naturaleza tiene todo lo que necesitamos: no hay de qué preocuparse.

 

Nota: cuidémonos mucho del greenwashing, muchos productos ahora se venden como ecológicos o biodegradables y no lo son. Lean las etiquetas y asegúrense de que todos los ingredientes sean 100% biodegradables, seguros para el humano, el agua y los animales. Además, cuando un producto se vende como ecológico y de pronto lo es en sus componentes: no debería tener un empaque de plástico que será de un solo uso, eso es inconcebible.

Si ya conoces o haz utilizado este maravilloso fruto para lavar, cuéntanos tu experiencia.

 

 


1 comentario

  • Amoooo las soapnutssssss, sirven para todo!!!

    Andreina Gonzalez

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados